Entra Registrate

Entra en tu cuenta

Puedes acceder con tu cuenta de:

Nombre de usuario *
Contraseña *
Recuérdame

Busco algo de...

De género...

La dirige...

Kiss The Murder

María Cañas | España | 2008 | 8 min 8 s

Retablo pasional que restituye a nuestro tiempo los postulados éticos y estéticos del Barroco y la fascinación por el melodrama clásico repleto de sentimientos extremos. El Amor como el Asesino Supremo, aquél que, en palabras de Nietzsche: "nos da el dolor, y, por eso mismo, la vida."

Y como proclamaba Hitchcock: ”Los asesinatos deben ser filmados como escenas de amor y las escenas de amor como asesinatos”.

Ficha

Cartel
  • Dirección: María Cañas
  • Guión: María Cañas
  • Producción: Obra producida por Animalario TV Producciones y el apoyo de Cajasol
  • País: España
  • Año: 2008
  • Duración: 8 min 8 s
  • Género: Experimental

Reseñas


Apariciones del “doppelgänger”, figuras gemelas fracturadas por el desamor.

Tras contemplar Kiss the Murder, puede que la única opción que quede sea arrodillarse ante El Amor, Asesino Supremo, besarlo y quizás morir...pues, como decía el maestro Hitchcock: ”los asesinatos deben ser filmados como escenas de amor y las escenas de amor como asesinatos”.

Retablo pasional que restituye a nuestro tiempo los postulados éticos y estéticos del Barroco y la fascinación por el melodrama clásico repleto de sentimientos extremos. La obsesión por penetrar en la doble cara del Amor-Desamor se plasma en esta pieza donde la pantalla se parte dolorosamente en dos, componiendo figuras gemelas fracturadas por el desamor a modo de doppelgänger (ese doble fantasmagórico que se nos encarama y nos muerde cuando menos lo esperamos). El amor como generador de dolor y muerte, la locura que nutre las relaciones amorosas, alumbrando un sombrío estatismo (que remite a dos formas de encarar lo amoroso en nuestra época descreída: la melancolía de Hopper y la brutalidad animal de Bacon). El Amor como el Asesino Supremo, aquél que, en palabras de Nietzsche: "nos da el dolor, y, por eso mismo, la vida."

¿Quieres recibir las últimas novedades de Márgenes?