Entra Registrate

Entra en tu cuenta

Puedes acceder con tu cuenta de:

Nombre de usuario *
Contraseña *
Recuérdame

Busco algo de...

De género...

La dirige...

Uno

Daniel Cuberta | España | 2012 | 25 min 12 s

 Varias piezas:

Como una historia de amor. (36 sg)
Entre tiros y metas. (1.31 sg)
Falta luz. (1.11 sg)
De jamones y monjas. (37 sg)
Secreto para despertar al pueblo. (1.12 sg)
Secreto para crear islas y echarlas al mar. (2.28 sg)
Sopa. (57 sg)
Todos mis amigos. (1.10 sg)
Beso en avión. (29 sg)
Pastilla (1.19 sg)
Vanitas #2 (50 sg)
¿Qué hago yo aquí? (10.35 sg) Ya no. (24 sg)
Yo ando. (27 sg)

Ficha

Cartel
  • Dirección: Daniel Cuberta
  • Guión: Daniel Cuberta
  • Edición: Daniel Cuberta
  • Fotografía: Daniel Cuberta
  • Producción: Daniel Cuberta
  • País: España
  • Año: 2012
  • Duración: 25 min 12 s
  • Género: Experimental

Reseñas


La vida de los objetos. Daniel Cuberta (Collage)

por Cloe Masotta

1. CAER.  A TRAVÉS DEL ESPEJO

“Juguemos a que existe alguna manera de atravesar el espejo, juguemos a que el cristal se hace blando como si fuera una gasa de forma que pudiéramos pasar a través de él. ¡¿Pero, cómo?! ¡Si parece que se está empañando ahora mismo y convirtiéndose en una especie de niebla! ¡Apuesto a que ahora me sería muy fácil pasar a través de él!

Lewis Carroll,  Alicia través del espejo

Sopa de letras, sopa de piedras, sopa de lata, sopa de sopa, sopa que posa, sopa que paso. Paso a paso y sopa a sopa, paso a través de la sopa,  y me introduzco en el imaginario del realizador sevillano Daniel Cuberta Touzón. En Sopa el personaje, un muñeco de plastelina rojo-piruleta-corazón es absorbido por un plato-mar-espejo, una pantalla lumínica, líquida, a través de la que os invito a acompañarlo. Entonces, penetramos en un nuevo universo, un mundo trastocado, como el que encuentra Alicia tras su caída a través de la madriguera del conejo, pero sobre todo, cuando atraviese la superficie de un bruñido espejo, en la segunda parte de sus aventuras. Alicia cae y encuentra diversos objetos en su trayectoria, para aterrizar en un país de objetos alterados donde los gatos son invisibles, los cuerpos cambian de escala y uno corre el riesgo de ahogarse en un mar de lágrimas.

sopa
Daniel Cuberta, Sopa

En 1917 Marcel Duchamp envió el “Urinoir” a una exposición de la que él mismo era jurado.  Con motivo de la reticencia de sus colegas de incluir en la exposición la obra Fuente, un objeto de producción industrial, un orinal, el artista francés escribió: “Que el señor Mutt haya producido o no la Fuente con sus propias manos es irrelevante. La ha elegido. Ha tomado un elemento normal de nuestra existencia y lo ha dispuesto de tal forma que su determinación de finalidad desaparece detrás del nuevo título y del nuevo punto de vista; ha encontrado un nuevo pensamiento para este objeto.” (En Simón Marchan Fiz, Del arte objetual al arte del concepto (1960-1974), ed. Akal)

En Como una historia de amor, Daniel Cuberta proyecta en el choque entre dos piedras la ley de atracción de los cuerpos. En Secreto para crear islas y echarlas al mar una tortilla se transforma en una apetitosa isla ,del tamaño de Gran Bretaña, y, en otra de sus piezas cortas, una lata oxidada esconde un ruidoso Secreto para despertar a un pueblo.  En estas piezas, el realizador español retoma, en cierto modo, el decisivo gesto de Duchamp, encontrando un nuevo sentido, un nuevo pensamiento para los objetos que las protagonizan.

En el cine de Cuberta,  las palabras también son entidades que experimentan una fecunda metamorfosis.  A partir de encuentro con las imágenes, se revisten de un nuevo significado, o dotan a dichas imágenes de un sentido nuevo.  La repetición o la yuxtaposición son dos de los mecanismos que alimentan la poética del realizador español. ¿Cómo narrar el desamor? En Beso, rata, paloma…  mientras desfilan las imágenes parpadeantes, del gesto y los animales, el ósculo de los amantes se contamina atrapado entre el enfermo mamífero y el pájaro, a través de una red de asociaciones lingüísticas y visuales. A veces la memoria del espectador pasa a formar parte del juego de palabras. En De jamones y monjas, la voz en off recita incansable el conocido palíndromo silábico (mon-ja-mon-ja-mon-ja-mon…), al que corresponden sendas imágenes: las monjas y los jamones, ¿o los jamones de las monjas?, que, como los dos términos, se entremezclan dando lugar a una irónica comparación.

¿Quieres recibir las últimas novedades de Márgenes?