Entra Registrate

Entra en tu cuenta

Puedes acceder con tu cuenta de:

Nombre de usuario *
Contraseña *
Recuérdame

a gloria de fazer cinema 04 opt2

Muestra Manuel Mozos. V Festival Márgenes

Manuel Mozos

La filmografía portuguesa es un inmenso pozo sin fondo, plagado de sorpresas, sombras, fantasmas, y nombres escondidos: un campo de cultivo fructífero, abonado durante décadas, del que no cesan de brotar nombres nuevos cada año con una insistencia regular, con un crecimiento constante y sostenido.

Lo particular, entre otras muchas cosas, del caso portugués, es la conciencia de todos sus cineastas de formar parte de una tradición, de ser parte de una gran cultura, siempre en definición, siempre en movimiento, pero que se reconoce en sus antepasados como forma de continuar hacia el futuro. El nombre de Manuel Mozos es uno de esos fantasmas: un nombre constante, una figura central en las últimas décadas del cine portugués, un padre al que todos respetan, y que continúa de forma discreta pero constante su trabajo cinematográfico con solidez y coherencia, con una mirada siempre en el pasado, en la historia del país y su cine, pero preocupado siempre por el presente y el futuro. Nacido en 1955, Mozos es, además de cineasta, trabajador de la Cinemateca Portuguesa, estudioso de la historia del cine luso, y uno de los miembros centrales de Apordoc, la organización sectorial de cineastas documentales de Portugal y una de las más respetadas, además de activas, del país vecino: desde su práctica cinematográfica y desde su práctica de activista cultural, Mozos lleva años luchando por una idea de cine y de la cultura como patrimonio de todos.

El foco que le dedica el Festival Márgenes, con la imprescindible colaboración del Instituto Camões, la Embajada de Portugal y Filmoteca Española, pretende ser una invitación a conocer un nombre que merece ser reivindicado en voz alta: su trabajo fue objeto de una retrospectiva en el prestigioso festival VIENNALE en 2012, y sus películas se estrenan habitualmente en festivales como FIDMarseille o Locarno, y sin embargo sigue siendo prácticamente un desconocido en España. Las dos sesiones del foco, centradas en sus trabajos más recientes, dan buena muestra de sus intereses y la dirección de su práctica cinematográfica: una revisión critica de la historia de su país y su cine, un acercamiento entre radical, lúdico y libérrimo al concepto de documental, cercano al ensayo, y un trabajo muy sutil en torno a pequeñas ficciones pegadas al terreno, a la historia, y al presente. El ciclo bascula, como lo hace el cine de Mozos, entre la reconstrucción semi-documental de Ruinas (2009), con el que ganó el premio a la mejor película en FIDMarseille, que aborda la relación conflictiva entre la memoria y los espacios que la albergaron; el trabajo de archivo de João Bénard da Costa: Outros amarão as coisas que eu amei (2014), impresionante reconstrucción sonora y visual de la figura de João Bénard da Costa, antiguo director de la Cinemateca Portuguesa, auténtico passeur, devoto del cine y de la transmisión cultural; el falso documental de A Glória de Fazer Cinema em Portugal (2015) o la adaptación literaria de Cinzas e Brasas (2015), y da muestra de un cineasta apasionado por los quiebros de la memoria y la historia, las formas en las que nos relacionamos con nuestro pasado, para construir el presente, y el cine y las artes como dimensiones reales de nuestra memoria y nuestra vida.